La civilización azteca creó un imperio en el centro de México entre los siglos XIV y XVI. Su imperio fue destruido por los conquistadores españoles y la mayor parte de su civilización se perdió. Su legado ha de describir sacrificios humanos, guerras y hegemonía. La mitología y la fabulosa ciudad de Tenochtitlan, que era mayor que Londres, son ejemlos de su magnificencia.