Sitio arqueológico de Teotihuacan

Teotihuacan, Sitio Arqueológico

Teotihuacan es la ciudad precolombina más grande que se conoce en las Américas. Este enorme sitio arqueológico abarca una superficie de más de 48 kilómetros cuadrados y contiene algunas de las pirámides más grandes jamás construidas.

Las principales atracciones de Teotihuacan son la avenida de los Muertos, con edificios y pirámides a lo largo, la Pirámide del Sol, que es la segunda pirámide más grande jamás construida en América, la Pirámide de la Luna y la Pirámide de la Serpiente Emplumada. La Avenida de los Muertos tiene 2.5 km de largo y divide la ciudad en dos secciones. Complejos de departamentos con construcciones piramidales a ambos lados de la avenida fueron construidos a lo largo, algunas veces de manera simétrica y con la misma orientación. La Pirámide del Sol tenía aproximadamente 215 por 215 metros en su base, y cerca de 63 metros de altura. Fue significativamente agrandada por lo menos dos veces en periodos tardíos, resultando en una dimensión final de 225 metros de cada lado.

Se encontraron muchas tumbas en el templo de la Serpiente Emplumada, conteniendo artefactos y joyería. Este templo es también el centro de La Ciudadela, un gran complejo que se encuentra en el centro geográfico de la ciudad. Mide 160, 000 metros cuadrados. El espacio interior está rodeado por cuatro plataformas con pirámides encima. La plaza principal tenía capacidad para 100,000 personas sin mucho hacinamiento.

Este sitio arqueológico se encuentra a 40 kilómetros al norte de la ciudad de México y se puede llegar a él fácilmente en autobús desde la capital del país. No se recomienda rentar un auto ya que manejar en la ciudad de México es engañoso y la ciudad es enorme. Hay muchas agencias de excursiones que ofrecen transportación a Teotihuacan, esta es la manera más fácil de llegar al sitio.

La construcción de la ciudad data desde 300 A.C. y la construcción de las grandes pirámides de entre los años 150 y 450 D.C., con una población media de más de 200,000 habitantes. La ciudad desarrolló relaciones comerciales y dinásticas con pueblos tan lejanos como Honduras. Fue atacada y parcialmente quemada en el siglo VII o VIII. Muchas de las estatuas y edificios de la clase alta fueron completamente arrasados.

Todavía hay excavaciones en Teotihuacan y la exploración cubre más de 80 metros cuadrados. Hay un interesante museo para visitar en el sitio.