• MAS DIVERSION - MAS VACACIONES
  • BOLETÍN: Las mejores ofertas enviados a su correo electrónico
  • Inscribir
  • Su suscripción se ha realizado correctamente
  • Henequén - El oro verde de Yucatán

Anuncio
Henequén - El oro verde de Yucatán

Quien visita Mérida por primera vez no puede dejar de sentirse maravillado por el majestuoso Paseo Montejo y sus alrededores: Magníficos palacetes neoclásicos rodeados de amplios jardines y monumentos... entonces uno se pregunta ¿cuál es el origen de tan exquisita riqueza?.
El henequén, conocido también como sisal o “ki” en maya, es una especie de maguey (como el agave azul que produce el tequila) originaria de la península de Yucatán. Esta planta produce fibras muy resistentes con las que se fabrican cuerdas, sacos, alfombras y, hoy en día, hasta ropa.

Anuncio

Acerca El oro verde de Yucatán

Es una planta resistente a altas temperaturas y poca precipitación por lo que su cultivo no ofrece mayor complicación. Tiene una vida productiva de 7 a 10 años durante los cuales puede llegar a producir de 200 a 250 hojas. De las hojas se extrae la resistente fibra mediante un proceso de molido. Una vez extraída, la fibra es puesta a secar al sol y luego se somete a un proceso textil para obtener hilos y cuerdas de diferente calibre, dependiendo del uso que le sea asignado.

Se sabe que los Mayas cultivaban el henequén alrededor de sus casas, incluso se sabe que lograron cierto grado de hibridación para aumentar su resistencia. Ellos las usaban para hacer hamacas, sacos, bolsas, cordeles y otros productos domésticos y de trabajo. Más tarde, durante la primera mitad del siglo XIX, hubo una importante demanda de cordeles de henequén en los países del norte, lo usaban principalmente para embalar alimentos para el ganado durante el invierno.

No es hasta la segunda mitad de dicho siglo que se descubrió la gran utilidad que la fibra tiene para otras industrias como la portuaria y la textil, entonces la fibra y los productos del henequén se empezaron a exportar a todo el mundo. Durante esos años la península de Yucatán, especialmente la ciudad de Mérida, vivió un auge económico sin precedentes. Muchos hacendados lograron amasar fortunas impresionantes, visibles hoy en la ostentosa arquitectura civil y privada del primer cuadro de la ciudad.

Sin embargo, gracias a la intensa labor de investigación que generaron las dos Guerras Mundiales y la necesidad de bajar costos por la crisis económica mundial de 1929, llegaron las fibras sintéticas al mercado y la demanda de la fibra de henequén decayó. La economía yucateca tuvo que diversificarse para sobrevivir, y la fibra de henequén vio reducido su campo de utilidad a la fabricación de alfombras y cuerdas.

Afortunadamente, en años recientes la popularización de la "conciencia ecológica" ha hecho que la industria vuelva a mirar hacia el henequén como un valioso recurso reciclable, aunque no ha alcanzado todavía la demanda que tenía en el pasado. 

  • ¿Te gusta este artículo? ¡Calificalo!

  • Nombre
  • Apellido
  • Correo electrónico
  • La cuenta de correo electrónico ingresada debe que ser válida y activa. Después el envío de este formulario le llegará un mensaje de correo electrónico con instrucciones como confirmar su cuenta de correo electrónico.
  • Su calificación
  • Muy Mal Mal Regular Bien Excelente
  • Su opinión
  •  He leido y accepto las condiciones de uso y las politicas de privacidad. Condiciones de Uso, Politicas de Privacidad
Comparta con tus amigos
Cerrar X

9/16/2014 - Powered by Sistema Administración de Contenido xCMS 2.9.001 US business 0661343479