Tortugas Marinas Ixtapa, Ixtapa and Zihuatanejo

Cada año en la temporada de lluvias (verano) llegan a las playas de Ixtapa Zihuatanejo cientos de tortugas marinas. Protegidas por el manto de la noche salen del mar y se arrastran torpemente sobre la playa. El propósito es encontrar el sitio idóneo para poner sus huevos, enterrarlos en la arena donde la temperatura es estable, y dejarlos a salvo de depredadores. ¡La tortuga regresa entonces al mar jamás conocerá a sus crias!.

Antes y después de salir de su caparazón la tortuga marina enfrenta una gran cantidad de peligros hasta alcanzar la madurez. Por eso nos sorprende que sea la protagonista de una de las historias más largas del planeta. Las tortugas marinas, junto con las terrestres y las anfibias, son de las especies vivas más antiguas que se conocen, con más de doscientos millones de años sobre sus caparazones. Han sobrevivido glaciaciones, extinciones masivas, depredadores como el hombre nunca vió y a todo han logrado adaptarse con singular paciencia.

Aún así se conoce muy poco de su ciclo de vida y reproducción. Por el contrario, hay una gran cantidad de mitos como el de que sus huevos y carne son afrodisiacos, de ahí que sea tan codiciada por el hombre que ha llevado a muchas variedades al borde de la extinción. O aquél de que las hembras lloran profusamente por dolor durante el desove, sin embargo es una adaptación natural para evitar que la arena tape sus ojos mientras cavan. También se cree que después de años, las hembras llegan a desovar a la misma playa donde nacieron; la ciencia no ha logrado confirmar esto.

Lo que se sabe es que algunas variedades de tortugas marinas se cuentan entre los seres más longevos del planeta, alcanzando a vivir 150 años o más; que alcanzan la madurez sexual entre los 15 y los 50 años; que en promedio 3 de cada 100 tortuguitas nacidas llegarán a ese momento y que el apareamiento se lleva a cabo en aguas poco profundas; que los machos nunca regresan a tierra mientras que las hembras lo hacen unas 50 veces durante su vida, exclusivamente para desovar; que la temperatura durante la incubación determina el sexo y que misteriosamente los recién nacidos saben perfectamente donde esta el mar.

Tres de las 300 especies de tortugas marinas que se conocen llegan a las playas de Ixtapa-Zihuatanejo a desovar: la golfina, de color verde olivo que es la más pequeña de las tortugas marinas; la laúd, la más grande de todas, con su característico caparzón cubierto de piel; y la hermosa tortuga carey, tan codiciada por su caparazón jaspeado.

La noche en Ixtapa-Zihuatanejo tiene un espectáculo más que ofrecele, aparte de la típica vida nocturna gourmet o la de luz y sonido. Hay algunos campamentos-granja donde se protege a las tres especies hasta que son lo suficientemente hábiles. Venga, sosténgalas por un momento, sienta lo frágiles que son. Después libérelas y vea como estas pequeñas e intrépidas criaturas enfrentan al mar, a la noche y al tiempo.