Celestún, Yucatán

Este bello puerto de pescadores le dejara asombrado, y créame que le robará el aliento en más de una ocasión, con sus increíbles paisajes naturales. El clima predominante es cálido subhúmedo con lluvias regulares en verano, la temperatura media anual es de 26.6°C . En Celestún se pueden encontrar extensas playas un mar muy tranquilo con agua cristalina, las embarcaciones de los pescadores hacen que el cuadro se complemente como una típica postal de la costa Yucateca. Los atardeceres en Celestún es otro regalo cuadro que se creara ante usted. El antiguo faro inclinado esta a unos pasos del muelle de pescadores, ahi aún se mantiene firme desafiando las leyes de la física para asombro de quien lo visita. Los paseos por el río son una actividad que lo dejará maravillado, cada lancha lleva de 4 a 8 personas, dependiendo de la marea, la reserva natural de Celestún es una de las áreas protegidas más importantes del país, debido al número de aves autóctonas y migratorias que alberga,

Celestún esta a 1 hora y media al Oeste de Mérida, y a unas dos horas del Aeropuerto Internacional de Mérida, Yucatán.

El flamenco se ha convertido en una insignia distintiva de Celestún, donde podrá encontrar gran cantidad de estas aves todo el tiempo en la ría. Usted puede tomar un paseo en lancha dese la Federación de Lancheros de Celestún que lo llevarán de punta a punta, desde la ría hasta la costa

Los lancheros de la ría ofrecen dos opciones de paseo: la ruta Norte, que incluye la zona donde anidan los flamencos, paseo por los manglares y el ojo de agua “Baldiosera” que es la concentración de agua dulce dentro del manglar, y a decir verdad sus aguas transparentes lo invitarán a refrescarse en ellas. Y la ruta del Sur, que incluye visitas al bosque petrificado un espacio donde se observa la creatividad de de la naturaleza como artista plástica: los árboles secos dan forma a imágenes surrealistas y caprichosas, donde el tiempo parece no moverse ni un segundo, después pasará por Punta Pelícano y el antiguo rancho cocotero de San Joaquín, y por último podrá observar las Ruinas de Real de Salinas, una industria de principios del siglo pasado que se dedicaba a la exportación de sal, hoy en día aun podrá reconocer los patios de secado, la Casa Grande, la capilla y los almacenes.