Ek Balam es uno de los últimos sitos arqueológicos descubiertos en la Península de Yucatán y es, quizás, una de las más importantes ruinas mayas jamás encontradas. Se espera que el sitio sea tan grande como Chichen Itzá una vez que la excavación termine.