Aves de Yucatán

La península de Yucatán tiene varias especies de animales endémicas viviendo en sus selvas, pantanos y en su enorme costa que abarca del Golfo de México al Mar Caribe. De todas las especies algunas de las más fascinantes son aves.

La península de Yucatán tiene varias especies de animales endémicas viviendo en sus selvas, pantanos y en su enorme costa que abarca del Golfo de México al Mar Caribe. De todas las especies algunas de las más fascinantes son aves.

De Celestún a la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, o de Rio Lagartos a Esárcega cerca de la frontera con Belice, la península está cubierta con selva baja. Hay cientos de pozos que se conocen localmente como cenotes que son ideales para observar la fauna, especialmente las aves por la mañana. Al menos se han observado 537 especies de aves en toda la península.

Tan pronto como salga de las zonas hoteleras y empiece a explorar los alrededores, encontrará muchas especies endémicas sin dificultad.

¨Pavo Ocelado: Sólo hay dos especies de pavos en el mundo. El Pavo Salvaje Norteamericano (que incluye 5 subespecies) y el Pavo Ocelado. Este último vive en un área de 130, 000 km2 de la Península de Yucatán.

Yellow-lored Parrot: Este es un perico verde con algunas plumas azules, rojas y amarillas alrededor de sus ojos. Esta especie vive en la selva baja principalmente y su dieta incluye todas las frutas tropicales del área. Podrá escucharlo al caminar cerca de cenotes. Tiene un tono alto.

Black Catbird: Se les conoce particularmente por sus vocalizaciones, muchas de las cuales incluyen increíbles imitaciones de otras aves. El Sinsonte Negro vive cerca de las costas y en Cozumel. Se les ha considerado cada vez menos frecuentes debido a que su alimento principal (semillas de arbustos playeros) y hábitat están desapareciendo por las construcciones.

Otras especies incluyen el Tapacaminos Yucateco, el Atrapamosacas Yucateco, la Urraca Yucateca, la Matraca Yucateca, la Golondrina Norteña, el Colín de Garganta Negra, el Carpintero Yucateco, el Granatelo Yucateco, el Quiquitrije de Pecho Rosado, el Turpial Real y el Colibrí de Cola Hendida. El mejor momento para observarlos es temprano en la mañana. Algunos de los mejores lugares para hacerlo son los sitios arqueológicos mayas, rodeados de exuberante selva y poca actividad humana como Cobá, Mayapan y Labná.