Se le nombra en el título de una sensual novela de Tenessee Williams, llevada a la pantalla en la década de 1960: La noche de la Iguana, que muchas generaciones asocian con México y Puerto Vallarta, más específicamente. Aunque nada tiene de sensual, la iguana es un interesante, bello y ubicuo habitante de México, Centroamérica y Sudamérica, donde existen más de 300 especies.

Las iguanas son las especies vivas más evolucionadas del orden de saurios americanos, al que también pertenece la familia de las lagartijas. La más común es la Iguana Iguana, que en maya se conoce como Teyú y tiene un brillante color verde. Llega a medir dos metros de la cabeza a la punta de la cola y al ser un animal de sangre fría, necesita de ambientes cálidos y húmedos para reproducirse.

Los machos suelen ser de mayor tamaño y más vistosos que las hembras, sus escamas dorsales también son más grandes. Durante el celo entablan feroces combates. Las iguanas son ovíparas, las hembras ponen un promedio de 30 huevos, siempre en invierno, y los entierran. El período de incubación dura de 50 a 90 días. En este período las hembras son excepcionalmente agresivas. Llegan a vivir hasta veinte años, aunque el estrés del cautiverio reduce considerablemente su esperanza de vida.

Son animales territoriales, solitarios y miméticos que pasan la mayor parte de su vida camuflados en la copa de los árboles. Las iguanas son anfibias y si bien son más ágiles en el agua que en la tierra, corriendo pueden alcanzar velocidades de hasta 20 kilómetros por hora. Al menor asomo de peligro se lanzan al agua donde se convierten en torpedos. Si llegan a perder la cola en algún escape, ésta se regenera con el tiempo. Aunque los jóvenes comen huevos, insectos y vertebrados de menor tamaño, los adultos son exclusivamente herbívoros.

Las iguanas son un manjar en algunos lugares de México y Centroamérica, pero se le captura principalmente para tenerla como mascota. Aunque se les considera como especie en peligro de extinción en su hábitat natural, la introducción de la iguana en otros ambientes ha provocado verdaderas crisis ecológicas.