Independencia de Mexico

Al cabo de casi tres siglos de colonialismo, los vientos de libertad comenzaron a soplar en América a finales del siglo XVIII con la guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Al cabo de casi tres siglos de colonialismo, los vientos de libertad comenzaron a soplar en América a finales del siglo XVIII con la guerra de Independencia de los Estados Unidos. Inspirados por la filosofía de La Ilustración, que más tarde desencadenaría la Revolución Francesa, y provocados por el absolutismo imperial europeo, los colonos norteamericanos se enfrentaron a la corona británica y se alzaron con la victoria en 1783.

Después de la Revolución Francesa, para el mundo y en especial para Simón Bolívar, fue una decepción enterarse de las ambiciones imperialistas de Napoleón. En 1806 Napoleón invade España en su afán por terminar con la dinastía de los Borbones. Acto seguido: Bolívar comienza una campaña independentista en Venezuela. Por otro lado Inglaterra aprovecha la ocasión e intenta ocupar La Plata (ahora Argentina) dos veces, en 1806 y 1807.

Al lograr expulasar a los invasores sin gran ayuda de la usurpada corona española, los platenses lograron concebirse como una nación independiente y el General San Martín comienza otra campaña independentista desde el sur. Para más o menos 1820 juntos, Bolìvar y San Martín, habían logrado la independencia de las colonias españolas en América del Sur.

En México la rebelión comenzó únicamente como una manifestación de rechazo a la invasión napoleónica, sin embargo poco a poco fue adquiriendo tintes revolucionarios que proclamaban el surgimiento de una nueva nación. Entre los letrados criollos había una discusión sobre en quién recaía la soberanía si la metropoli era invadida, y antes de la de 1810 varias conspiraciones con diversas propuestas fueron disueltas.

Los conspiradores de Querétaro, comandados por Miguel Hidalgo y Costilla, proponían en todo caso mantener lealtad a la corona de Fernando VII, la creación de un gobierno soberano novohispano y desconocer al virrey en turno. Al ser descubiertos adelantaron sus planes: Miguel Hidalgo instó a la población indígena y criolla a levantarse en armas la madrugada del 16 de Septiembre.

La lucha fue larga y no fue sino hasta 1815 con José María Morelos al frente, que la guerra tomó rumbo hacia la creación de una nación independiente. Sin embargo faltaba saber bajo que tipo de gobierno prosperaría dicha nación. Sin haber expulsado a los relistas españoles todavía, los conservadores y liberales comanzaron a intercambiar fuego. Cuando los principales líderes liberales murieron los ánimos decayeron pero el ímpetu de Iturbide, un conservador, cristalizó el sueño en agosto de 1821.