Con la contrarreforma y la inquisición en pleno ejercicio en el sur de Europa, a finales del siglo XVIII, la aduana de entrada a las colonias españolas era meticulosa.